miércoles, 27 de septiembre de 2017


          MÁS ALLA DEL PASO DEL TIEMPO
La imprescriptibilidad para los delitos de Corrupción

     Un fallo reciente de la Cámara Federal de La Plata ha abierto  una luz de esperanza a la ciudadana pretensión de que a los corruptos  los persiga la  sombra de la justicia más allá del paso del  tiempo.
En la causa conocida como “Miralles “el Tribunal  adoptó el principio de imprescriptibilidad de los delitos de corrupción  previstos en el Código Penal y  rechazó el pedido de caducidad formulado por las partes basándose en  lo establecido  en el artículo 36 de la Constitución nacional, que se refiere a aquellos actos de gravedad que impliquen un atentado contra el orden institucional y el sistema democrático.
Lamentablemente la sociedad argentina ha tenido que atravesar dolorosas experiencias para tomar conciencia de los estragos que causa la corrupción en un país  y de la necesidad de luchar contra este mal  de cuyas nefastas consecuencias nadie queda exento.
Hubo un tiempo, no tan lejano, en que la mirada social hacia los actos  de corrupción era benévola, casi complaciente.  Durante décadas la expresión  “Roban pero Hacen “ con la que se pretendía justificar  los  ilícitos cometidos por funcionarios públicos era  repetida por los argentinos con  naturalidad y hasta cierta simpatía ; una extensión de la denominada  viveza criolla que sin pudor  se festejaba  como un rasgo propio de nuestra identidad .
Lo que no se alcanzaba a ver por inconciencia o infantilismo es que el enriquecimiento ilícito de los funcionario acarreaba como contrapartida la sustracción de recursos públicos  para cumplir con las funciones esenciales del Estado .
Pero todo tiene un límite y creo que en la Argentina de los últimos años los altos índices de corrupción hicieron rebalsar el vaso de la tolerancia.

Durante décadas la impunidad que otorgó la Justicia sirvió como un importante y poderoso incentivo para los corruptos. Desde este punto de vista la noticia de la imprescriptibilidad de la causas de corrupción es muy alentadora por cuanto sienta el precedente de que el paso del tiempo no puede jugar como un beneficio para sus protagonistas.

En este contexto es relevante que la Constitución expresamente diga que quien incurre en grave delito doloso contra el Estado, que conlleve enriquecimiento, atenta contra el sistema democrático.
No obstante ello , le asiste razón al Ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano respecto a que la aplicación de este principio implica  el reconocimiento de la inacción de la justicia, de su inoperancia para cumplir con sus funciones en el debido momento,por aquello de que la justicia lenta no es justicia.
De todas manera lo importante ,lo digno de destacar ,no es solo el fallo ,ni el precedente que sienta ,sino la toma de conciencia de la ciudadanía que se ha transformado en un  ferviente reclamo social  . Este cambio de actitud , a mi juicio ,constituye  el mejor antídoto contra este flagelo  que no solo nos  dejó las arcas vacías ,lo más  grave es todo lo que se pudo hacer y no se hizo ,son las muertes que provocó ,las carencias que provocó ,lo que se pudo haber evitado.
Un funcionario corrupto no es solo un ladrón del Estado es un individuo peligroso  que solo piensa en sí mismo y antepone sus intereses a los intereses de la sociedad.  Además de los daños económicos debemos sumarle la desesperanza que genera en millones de ciudadanos honestos y trabajadores el observar cómo impunemente sus representantes se han enriquecido  mientras proclamaban trabajar por el pueblo desvirtuando su verdadero rol  que es trabajar por el bien común.
La Argentina está en condiciones de dar vuelta a la página de la historia y encarar un nuevo capítulo de transparencia .Se puede conseguir con instituciones sólidas, con la conciencia ciudadana y con leyes de cumplimiento efectivo para  todos sin excepción.
La declaración de imprescriptibilidad de los delitos de corrupción  representa un avance de significativa importancia en la búsqueda de la transparencia de las acciones del Estado a la cual deben adherir todos los partidos políticos y la sociedad en su conjunto porque solo de esta manera podremos avanzar por un camino de progreso.
María Cecilia Repetto






VIVIR LA  PRIMAVERA
        Sandro Botticelli, uno de los más grandes artistas del Renacimiento,  hacia el año  1480  pintó  la famosa obra   “La primavera “que actualmente se expone en la Galería de los Oficios  de la ciudad de Florencia.
Si bien existen diversas interpretaciones sobre su significado no hay dudas de que el famoso   italiano imaginó un escenario de gran belleza y colorido para pintar la primavera  representada en la imagen de  la diosa Venus  acompañada de su hijo Cupido, el dios del amor, en un prado donde se observan  vegetales  y flores silvestres.
Al igual que Botticelli, artistas de todos los tiempos se han sentidos inspirados por la primavera bautizándola como la Estación del amor, de la  juventud o del optimismo, resaltando su energía renovadora y el poder transformador que  genera  en todos los seres vivos su advenimiento.
Precisamente por esos comprobados  efectos benéficos que se advierten a simple vista pensaba  en la falta que nos está haciendo  a todos argentinos vivir  una primavera.
 Me refiero a la primavera en un sentido amplio, más allá de la cuestión climática, más allá del cambio de estación y  el reverdecer de los parques.
Hablo de la idea de mejorar el clima social, a la posibilidad de cambiar de actitud para sobrellevar la cantidad de problemas que desde hace tiempo nos abruman: los incesantes casos de inseguridad, las denuncias de corrupción que nunca se acaban de terminar, las dificultades económicas que sufre un alto porcentaje de la sociedad, la crisis energética, etc, a sabiendas que la solución  de los mismos no será rápida ni sencilla.
No digo   florecer porque  imitar a la naturaleza  sería pretencioso  pero sí  servirnos de su ejemplo por lo que nos sugiere, la idea de superación, de renacimiento, de llegar a la costa  de la plenitud después de atravesar un mar de tormentas.
Cómo se mejora  el clima social, es una pregunta difícil de contestar  .Todos  sabemos que las fórmulas mágicas  son engañosas  y que no debemos aferrarnos a ellas. Sin embargo existen mecanismos para abordar  ese camino y una de las formas de lograrlo  es descartando las conductas de enfrentamiento de unos contra otros.
El bienestar de un país, ya los han demostrado quienes  han alcanzado buenos niveles de  crecimiento, solo es posible con una sociedad unida trabajando  por el progreso global  dejando de lado las actitudes mezquinas y  buscando puntos de unión  en caso de disidencia.
Muchas veces esperamos que el Estado resuelva todos nuestros problemas pero la verdad es que  las recetas mágicas no existen y ningún plan de gobierno podrá tener éxito si no hay un acompañamiento de la sociedad, más allá de quien nos gobierne.



Hay señales que demuestran que una gran parte de la sociedad tiene en claro está consigna y está dispuesta a colaborar por el bien del país ,incluso muchos sectores de la clase política que aún en disidencia con las políticas de gobierno  han advertido la importancia de  trabajar en la búsqueda de objetivos que se traduzcan en el crecimiento del país ,en  la necesidad de que sus críticas sean  constructivas y de la importancia de asumir su compromiso con el país por encima de sus intereses partidarios .

Tan importante es ello como la lucidez del gobierno para atender a quienes reclaman  mayor sensibilidad social de manera de no agobiar, en especial a los sectores más desprotegidos, exigiendo más de lo que pueden dar o  llevándolos al límite de sus posibilidades.

Algo nuevo y saludable provoca la primavera en todos los seres vivos, un llamado a la  sensibilidad para dejar de lado la hostilidad y procurar el acercamiento.
Una oportunidad ¿Tal vez? Para cambiar el ánimo, de manera de predisponernos mejor para hacer frente a los conflictos que nos perturban, para remover los obstáculos y superar las  diferencias.
No imagino un mundo sin primavera, sería como pensar en una vida sin ilusiones, sin dulces esperas. 
Como  diría  Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores pero no podrán detener la primavera” En efecto, la primavera es una construcción colectiva , una invitación a levantar  las barreras que nos separan y tender puentes de amistad y solidaridad.
María Cecilia Repetto


HISTORIAS DE FUEGO     

        Cuando  se  producen incendios en  el sur de nuestro país y en Chile  con motivo del reclamo que realizan los pueblos aborígenes por  la recuperación de sus tierras ancestrales  no puedo dejar de asociarlo con  el  incendio que sufrió nuestro pueblo hace doscientos años.
      Es sabido  que Dolores fue atacada e incendiada   en el año 1.821 por un malón indígena proveniente de las cercanías de Tandil. 
Este malón estaba comandado por un ex capataz de la Estancia Miraflores   de nombre  José Luis Molina quien al escapar  al desierto perseguido por el gobierno de Martín Rodriguez  se había ganado la confianza de los indígenas por su destreza y probablemente por su sangre fría.
El 4 de abril de 1.821 a las órdenes de este hombre blanco irrumpe el malón  en el pueblo de Dolores y después de arrasar con las pertenencias de los vecinos ,su ganado  y cometer todo tipo de tropelías ,  se  retiraron del lugar   llevando  cautivas a varias familias, entre ellos  algunos  parientes  del  fundador Don Ramón Lara   dejando  solo  las cenizas de un pueblo devastado por el fuego .
Al cabo de unos años  y sin solicitar autorización oficial ,D. Ramón   Lara  junto a un grupo de familias  comenzaron  a levantar  nuevamente sus viviendas y a trabajar  por su cuenta y  riesgo en lo que sería la reconstrucción definitiva de nuestro pueblo .
Una vez que  las tareas  ya estaban en marcha nuestro fundador (por segunda vez) se dirigió   al Ministro Julián Segundo de Aguerro  para solicitar la autorización formal como lo documenta una carta  fechada en   diciembre de 1825.
Tal como se ha recordado en estos días con motivo de conmemorarse el Bicentenario de la fundación de nuestra ciudad, Dolores se funda en épocas en las que las políticas de gobierno  estaban centradas en tratar de  correr la línea de frontera  hacia el sud para impedir el avance del indio pampa que asolaba en la zona y atemorizaba  a los   pobladores.
Existía una gran preocupación en aquel entonces en  solucionar el problema del temido  salvaje pues  representaba una amenaza  y a la vez un estorbo a los planes civilizadores  que aspiraban los gobiernos
Había que ocupar las tierras, poblarlas, educar a las nuevas generaciones y  en ese marco  se pensó en  la inmigración europea como herramienta eficaz para agilizar estos objetivos  que defendieron e impulsaron sin discrepancias  los primeros presidentes constitucionales.
Los incendios y actos de violencia que protagonizan desde hace un tiempo   grupos indígenas en el sur de nuestro país  parecen réplicas  de aquellos incendios de ayer, como el que sufrió nuestro pueblo, la asociación es inevitable.
Los mapuches (gente de la tierra en su lengua nativa) habitaron  desde hace cientos de años en Chile y Argentina .Dieron pelea a los conquistadores españoles hasta que en el siglo XIX  entre 1861 y 1883 fueron sometidos por el ejército chileno en la llamada pacificación de la Araucanía.
Después de 1997   algunos  grupos  indígenas  como el grupo RAM (Resistencia  Ancestral Mapuche ) deciden cambiar las tomas de fundos y la burocracia judicial  por la acción incendiaria  con el objetivo de recuperar las tierras ancestrales que incluye  en una parte al territorio argentino y obtener autonomía .
En este marco de violencia que no parece tener límites fueron quemados vivos en su casa hace cuatro años el empresario Luchsinger y su esposa .El juicio por aquel crimen comenzó  hace algunas semanas con 11 imputados que pertenecen a la etnia mapuche.
Según los coordinadores  del primer partido político  mapuche  mientras el Estado no reconozca la naturaleza política de esta situación  y se disponga a dialogar  sobre un nuevo estatuto político la situación continuará.
Es verdad es que hasta el presente  todos  los reclamos de los pueblos originarios  de norte a sur  poca atención de los gobiernos han recibido.
El Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) ha informado recientemente que el reclamo de tierras de las comunidades originarias asciende a 8,5 millones de hectáreas, lo que equivale a un 3% del territorio nacional. Este organismo envió  al Senado de la Nación la nueva prórroga a la Ley 26.160, sancionada en 2006 con el objetivo de evitar desalojos en los territorios ocupados por pueblos indígenas, que podría tratarse este miércoles 27.
Desde que  se emprendió la  llamada “Campaña al Desierto” entre 1878 y 1885, por la que se conquistaron  grandes extensiones de territorio que se encontraban en poder de pueblos originarios  mapuche, ranquel y tehuelche , el  problema del indio pasó a ser   el problema por recuperar sus tierras.
Siendo  comprensible su sentimiento de expoliación  también debemos aceptar   que la historia no puede desandarse, lo que se hizo  a pesar de los cuestionamientos que nos genere  no puede deshacerse .Todo acontecer histórico tiene sus claroscuros, lo que no debemos hacer es reincidir en esos errores o fustigar la violencia.
 Por eso frente a los hechos consumados  y al deber de  construir  un presente que  haya aprendido de los errores del pasado, lo que corresponde  es trabajar por una convivencia pacífica y equitativa que respete la identidad cultural de cada pueblo y  atienda  sus necesidades.
Lo que ha sacado a la luz  a partir de la triste desaparición de Santiago Maldonado a quien se lo vio por última vez en una manifestación en apoyo al  reclamo de los pueblos mapuches son las condiciones de marginación  en que se encuentran los aborígenes.
Resolver esta situación es deber del Estado  Argentino  teniendo en cuenta que no es solo  una cuestión moral, es un tema económico, político y social.
Lo otro, lo que estamos viendo ahora son  manifestaciones violentas que encabezan un grupo minoritario de  descendientes de pueblos originarios que no reconocen  la autoridad del Estado Argentino  y que constituyen   un retroceso al camino del entendimiento que deben defender  las sociedades civilizadas .
María Cecilia Repetto



LA TRANSPARENCIA INSTITUCIONAL EN LA AGENDA LEGISLATIVA        

            No hay nada más volátil que la atención de la opinión pública. Por más interés que despierte un   hecho, por más desconcierto que provoque una noticia, la fuerza de su impacto  se va perdiendo  con el correr de los días.
 Hace algunas  semanas, por ejemplo,  todo el eje de atención estaba puesto en el malogrado pedido de expulsión del Diputado Julio de Vido  del Congreso de la Nación, pocos días después la campaña electoral se ocuparía de barrer y  dejar bajo la alfombrar  todos los comentarios sobre este asunto y de otros casos de corrupción.
Uno tiende a pensar que debería ocurrir lo contrario ¿no? Las  elecciones legislativas deberían generar  el marco propicio para debatir en profundidad el tema de la transparencia institucional y las condiciones éticas que deben reunir quienes ocupan cargos en el gobierno  a sabiendas de que nuestro sistema político nunca mejorará si se sigue permitiendo  que  personas con antecedentes penales revistan el carácter de  funcionarios  públicos.
Cuando nos enteramos a través de los medios de comunicación  de las  investigaciones sobre  casos de corrupción que parecen nunca terminar  y que en vez de aclararse  cada vez se confunden y complican más ,cuando escuchamos a nuestros legisladores enredarse en discusiones sobre si la ley fundamental quiso decir esto y no lo otro ,si el diputado De Vido  estando  procesado debe permanecer en su  banca hasta que sea condenado ,aunque la justicia demore mil años y tenga mil quinientas pruebas que lo condenen ,yo pienso  que mientras  no nos pongamos de acuerdo ,con firmas certificadas , de algo tan básico como es determinar  quiénes pueden ser representantes en una  república y quienes no pueden, cuando la letra de ley no dé lugar a variadas  interpretaciones ,cuando exista un castigo moral para los autores , cómplices y encubridores de la corrupción estatal seguiremos navegando como hasta ahora en aguas contaminadas.
En estos aspectos hay que resaltar la importancia que tiene  el compromiso de la ciudadanía en cuanto a elevar su nivel de exigencia a la clase política. Es curioso  que lo que no se le permitiría a un representante local, se toma más a la ligera a la hora de  evaluar la conducta de funcionarios  nacionales o provinciales.Habría que analizar los motivos por los cuales la reacción es diferente  en uno u otro caso.
Pensemos en el Honorable Concejo deliberante de nuestra ciudad y cómo reaccionaría el pueblo de Dolores si uno de sus integrantes estuviera procesado por delitos de diversa índole poniendo  en tela de juicio su honestidad para desempeñarse como concejal.
En las comunidades pequeñas como puede ser la nuestra, la ventaja  que a veces puede interpretarse  como una molestia, según como se lo  mire, es que todos  se conocen.
Por este motivo, en  la conformación de las listas a candidatos a cargos públicos  se pone particular énfasis en integrarla con gente a quien no se le pueda reprochar de mala conducta  porque la presencia de una persona de dudosa reputación  salpicaría al resto de sus integrantes.
Lo que tiene de bueno entonces  es que, aun aceptando que la pureza no existe salvo en el reino celestial,  la separación de un edil de su cargo en el hipotético caso de estar procesado por delitos  como los que se le imputan a De Vido, se produciría por la propia condena moral  del vecindario  más allá de la fuerza política a la que perteneciera.
Ese límite que impone la gente a sus representantes locales y que se  traduce un gesto de madurez  y mayor compromiso con la propia comunidad  debería prevalecer en todos los órdenes, en  el caso De Vido y en el de cualquier otro miembro del poder legislativo con una situación procesal que lo inhabilite moralmente para desempeñarse en un cargo público.
Si para ocupar  cualquier cargo público  se establece como causa de incompatibilidad no tener antecedentes penales, tratándose de legisladores el ejemplo de transparencia debería ser un atributo  indiscutido .
No en vano se le ha antepuesto el carácter de Honorable Congreso u Honorable Concejo, pues al menos que el adjetivo que lo precede haya sido en broma debemos entender a que hace alusión a la condición de sus integrantes y al honor  que significa ser elegido  nada menos que  para redactar las leyes del  pueblo.
La verdad es que la renovación  legislativa  debería  ser la oportunidad  para para superar  los errores del pasado ,que en estos tiempos de campaña los candidatos  digan a la gente que harán  para combatir la corrupción ,porque el progreso de un país depende entre otras cosas de los valores que enarbole  su  clase política y el ejemplo de conducta que le brinde a la ciudadanía.

María Cecilia Repetto

EN  POLITICA NO TODO ES CUESTION DE IMAGEN   
      En períodos prelectorales como el que hemos comenzado a transitar  una sensación de cansancio se   suele apoderar entre la  gente a medida que transcurren  los  días .
La causa no tiene que ver con el saludable ejercicio democrático del cual todos se complacen en participar sino con la saturación que produce la propaganda proselitista que las distintas  fuerzas políticas despliegan  con el fin de atraer la atención de los votantes .
Es importante en este período  que los candidatos se den a  conocer a través de los diferentes medios de comunicación o redes sociales,  que expresen  sus ideas  y que  expliquen a la sociedad cuáles son sus proyectos para el caso  de ser elegidos.
El problema es que nuestro país cuenta  con una larga  trayectoria de  políticos que después de  ganar las elecciones y al  asumir sus funciones  se olvidan lo que habían  prometido o hacen  exactamente lo contrario a lo que proponían o hacen uso del cargo   en  beneficio propio en vez de trabajar por el  bien  común que decían defender   y este comportamiento tan reiterado ha  puesto en tela de juicio   la credibilidad de la clase política argentina .
Si a esto le sumamos los innumerables casos de corrupción que día a día se descubren con  la  consabida impunidad de sus actores por debilidad o complicidad de la justicia   y la evidencia del  enriquecimiento que  a muchos funcionarios les ha proporcionado su paso por la esfera pública  torna comprensible  la actitud recelosa de la ciudadanía frente a los candidatos.
Los asesores de imagen son esos nuevos personajes que han adquirido notoriedad y prestigio  en la sociedad moderna en donde  más  importante que  ser es parecer.
¿Será que con  su arte  se pretende   contrarrestar todo lo malo que el “Ser Político “supone.?
Hoy en día es indispensable que el  candidato antes de  presentarse en sociedad pase por el cedazo de un experto en imágenes que le enseñe las técnicas adecuadas  sobre  cómo hablar, qué decir, qué callar, que costado mostrar y cual otro ocultar para tener éxito en las arenas políticas.
Cae por su propio peso que la espontaneidad ha pasado a ser  un bien en desuso porque ningún sonido debe pronunciar   un dirigente político –mucho menos si se trata de un  candidato en plena campaña- sin la medición   previa  de  su    conveniencia .
En este nuevo escenario electoral de  música pegadiza , lluvia de papelitos de colores  que  hacen juego a los libretos  que  los producidos candidatos memorizan a la perfección ,  una especie de  nostalgia   remueve el alma  de los votantes hacia  aquellos políticos con ideas propias que decían  palabras  salidas de  sus cabezas  inspiradas en  sueños de progreso y justicia.
Lo que hoy  vemos en abundancia ,sin embargo , son  fuegos de artificio  y  discursos  baldíos  que  nada nuevo aportan más que el aburrimiento de escucharlos.
Así llegará indefectiblemente  el día de las elecciones donde un gran porcentaje de la gente votará por descarte en vez de por convicción  y seguirá pensando en su fuero intimo que todos los políticos son iguales, que cuando llegan a donde querían se olvidan de la gente y que solo piensan en escalar a la cima del poder como un  objetivo personal.
El descreimiento del ciudadano frente a sus dirigentes políticos  responde a fallas  muy serias   que debemos remover  porque el problema no es solo la falta de renovación de la dirigencia o  que los candidatos se preparen como artistas para una función de teatro, el problema es la mediocridad de la clase política argentina  y su  falta de ideas que despierten el deseo de  apoyarlas  en forma colectiva.
Y esa es la gran diferencia de lo que pasó en la Argentina en el año 1983  cuando ganó Alfonsín  o si nos atrevemos a remontarnos en el tiempo para ir a los comienzos de la historia de nuestra  patria, cuando en 1.810 un grupo de iluminados   plantearon  un proyecto ambicioso que proponía cambiar  todas las estructuras  sociales, políticas y económicas que en ese entonces regían.
La Argentina de hoy dispone del capital humano preparado  para impulsar el crecimiento que todos anhelamos  .Solo nos hace falta decisión para  eliminar las vicios  que han impedido hasta ahora  el surgimiento de  una clase política como la que el país se merece ;gente  honesta, capaz  y decente ,  menos preocupada por la imagen y más ocupada en  alcanzar  el progreso del país . 

María Cecilia Repetto

  LA ALEGRIA DEL BICENTENARIO DE  DOLORES  
           Escuchar  la charla de los grandes en las mesas familiares era lo corriente en una   época,  a la cual pertenezco, en donde los chicos se quedaban  en sus sillas  y guardaban silencio mientras   hablaban los mayores.
Pese a lo rígidas que pueden parecer hoy aquellas costumbres  en lo personal me gustaba  participar de  esas reuniones  en especial cuando se contaban anécdotas de  nuestra ciudad de  Dolores.
Me llamaba la atención en aquel entonces   la facilidad que tenían los grandes  para    recordar detalles de la vida de este pueblo ,para saber   los nombres  de los integrantes de  familias dolorenses  , el barrio donde vivían, quienes eran sus parientes    , quienes  sus  vecinos , donde  trabajaban  y otros   pormenores de su vida cotidiana. Recuerdo que en el medio del relato siempre alguien interrumpía  levantando la mano para  agregar  algún dato que los demás desconocían.
Yo los  observaba callada  preguntándome como harían estos fenómenos para saber tanto, quién les habría enseñado la historia local, admirando la forma apasionada con que, como piezas de rompecabezas, armaban completos  los árboles genealógicos de las familias dolorenses.
Pero ahora que he llegado a la edad de aquellos  a quienes me gustaba escuchar desde el otro extremo de la mesa   y al verme  también  ocupando la cabecera  y en similares  circunstancias , haciéndole anécdotas  viejas de Dolores  a mis hijos  ,indagando en las ramas  de una familia  en una reunión de amigos , en donde siempre está el que rectifica y  el que recuerda el detalle que faltaba, una fecha , el barrio donde vivían o lo que fuera y así y asá y esperá   que tengo el nombre en la punta de la lengua, en fin , ahora comprendo   que la razón por la que aquellos ,mis viejos ,mis tíos o mis abuelos , sabían tanto era  muy clara y  simple: Lo sabían  por haberla vivido, por pertenecer, por transitar las calles, por el mero transcurrir de la vida y por ser  ellos mismos  parte de ella .Y así , de andar y transcurrir se  han ido   hilvanando  unas con otras las historias  de muchas  generaciones de dolorenses.
 Sucede que nuestra ciudad de  Dolores, querido lector  de   El  Tribuno,  es la suma de lo que hemos  sido, de lo que hemos  hecho o dejado de hacer  desde que alguien puso el primer pie en estas tierras llanas,  celebró la primera misa hace doscientos años, delineó las primeras calles y marcó el terreno sobre las cuales se erigiría la plaza principal.
Dolores comenzó a escribir su historia  cuando  unos cuantos gauchos  se animaron, vaya coraje o quizá no les quedaba otra, a instalarse en esta zona amenazada por el indio , desprovistos de todo lo que podría llamarse comodidad, bajo la consigna impuesta por las políticas de gobierno de que había que poner un freno al avance del indio y correrlos  de la línea de frontera.
Lejos estaban los de aquella generación de  ponerse a reflexionar en el detalle  de la integración, en los derechos de los nativos, en replantearse, acaso, quien era el apropiador y quién el expropiado.
El tiempo le fue abriendo el camino al progreso permitiendo  que ese rancherío   se fuera poblando con nuevas familias y  así llegó  hacia 1834 la primer maestra Doña Manuela Butierrez dispuesta a enseñar las primeras letras  a los  alumnos dolorenses  dando  comienzo a una actividad que  le otorgó a nuestra ciudad reconocimiento y prestigio entre los pueblos de la zona .
Somos desde entones todo lo que hemos construido de generación en generación , somos los sobrevivientes de un pueblo incendiado  por los indios y reconstruido en 1831 , somos la Revolución del Sud de 1839 , somos el Departamento Judicial del Sud creado en 1874 , somos la inmigración que fomentó Sarmiento  en 1868 y todas las oleadas inmigratorias que llegaron después a Dolores aportando sus costumbres , su cultura del trabajo y las productivas  quintas con variedad de  frutales , somos  el impulso prometedor de la educación que brindaron las Maestras de la Escuela Normal  ,somos  también la consecuencia del tornado  y las inundaciones que demostraron la  solidaridad y la  fuerza para sobreponerse de nuestro pueblo  .
Somos, en suma,  el resultado de  lo que hicieron o dejaron de hacer  a lo largo de doscientos años  ocho  generaciones de  dolorenses.
Por todo esto  cuando pase la efervescencia de los festejos del Bicentenario , cuando se apaguen las luces de los espectáculos, cuando se hayan retirado los  invitados  , pagadas ya las cuentas de la fiesta, sería bueno juntarnos los  de entrecasa,  para conversar y preguntarnos por ejemplo ,qué hemos hecho los hombres de nuestra generación .
¿Habremos hecho lo suficiente para crecer, para progresar para dejar una ciudad de puertas abiertas a las futuras generaciones o nos hemos conformado con hacer  lo   indispensable?
Cumplir 200 años  es motivo de celebraciones pero por encima de ello es una  fecha convocante para unir a toda la comunidad en  un proyecto  superador   que  tienda a  mejorar salud pública,  elevar el nivel de la educación y crear fuentes  nuevas  de trabajo para las generaciones de hoy y las que se instalen en el futuro en Dolores  .

MARIA CECILIA REPETTO

¡NUESTRA INDEPENDENCIA!
“DE LA INDEPENDENCIA DE LOS INDIVIDUOS, DEPENDE LA GRANDEZA DE LOS PUEBLOS “
José Martí
              Conseguir la independencia fue el primer objetivo que se plantearon los patriotas de 1.810  luego   de constituirse  la Primera Junta de Gobierno  y asumir el desafío de   liberarse de las ataduras coloniales para  erigirse como una  nación libre y soberana.
Lo que sucedió en el Congreso de  Tucumán en 1.816   , en la casa que pertenecía  a la Señora Francisca Bazán de Laguna  ,que hoy es museo pero que antes el Estado  la había destinado a Oficina de Correos ,fue  la consagración de los ideales de Mayo  que aspiraban  independizar a  las Provincias Unidas del Río de la Plata  de toda  dominación extranjera  y tener su propio  gobierno .
Un desafío difícil de conseguir teniendo en cuenta las dificultades de toda naturaleza que existían en aquella época ,la precariedad de las comunicaciones ,las distancias y  la extensión de nuestro territorio y las desinteligencias  que siempre existieron entre las provincias del interior y  Buenos Aires.
Pese a todo, vencieron los ideales compartidos  , más allá de las disidencias , ganaron los  sueños y el deseo de ser libres e independientes.
El 9 de julio se firmó el Acta de la Independencia  pero no se trató  en aquella  oportunidad el tema sobre  la forma de gobierno que recién se acordaría  algunos años más tarde.
Esta proclamación traspasó las indefinidas fronteras rioplatenses y adquirió una significación “americanista” al reafirmar la autoridad local y facilitar a San Martín la realización de su proyecto de liberar Chile y Perú, donde se encontraba el foco realista.
La independencia es siempre de algo o de alguien, es un derecho que se adquiere y no un derecho adquirido per sé, presupone como lo avala nuestra propia historia, un esfuerzo conjunto y constante para alcanzarlo y  mantenerlo .
En términos jurídicos, la independencia es el derecho de los pueblos y los Estados a gobernarse por sí mismos, de elegir sus representantes, sin injerencias externas, a ser los dueños de un territorio con fronteras bien demarcadas y a la vez respetadas, donde cada pueblo que lo habita, ejerce el atributo de la soberanía.
  En el plano individual “ser independiente “ es la posibilidad de llevar una vida digna, de prosperar por los propios medios, de imaginar, proyectar y hacer ,sin dependencias ,sin asistencialismo del Estado ,sin exclusión  ni  limitaciones.
No existen pueblos independientes si sus habitantes no lo son , si no tienen como punto de partida acceso a una  buena educación que les permita superarse por sí mismos.
Lo que hace falta hoy en nuestro país para reafirmar nuestra independencia es revalorizar la escuela pública, que estimule la creatividad y proporcione las herramientas necesarias para formar ciudadanos libres con igualdad de oportunidades y de ascenso  social.
El Estado tiene la  responsabilidad de brindar las herramientas elementales que garantizarán a sus  habitantes sus posibilidades de desarrollarse y progresar, de alcanzar su propia independencia.
En este nuevo  aniversario de la Declaración de la Independencia sería bueno unirnos en el   esfuerzo para avanzar hacia un  país más libre y soberano que reafirme  la  independencia individual de  cada argentino  a través de la educación , del trabajo y con igualdad de oportunidades  para todos .
María Cecilia Repetto